Poem… Silence

Silence

(translation|modification of Silencio)

by Luis S. González-Acevedo

My audible silence deafens.
My words flee from the ear.
I hear the chant that softens
my Latino heart so feared.

It only softens me.
Alone, I hear my soul.
My Hispanic spirit drinks
cascading waters in their silent roar.

I perspire Latin verses
over fields of white
that don’t understand the flavor of my song
or appreciate its beauty.

My soul screams in a deaf world.
Deaf, the world ignores my song.
Toward my own America, this herald sings.
Only she can hear my voice.


–You can find the poem in Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo or the original version in Spanish in Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo–


Advertisements

Poema… Silencio

Silencio

por Luis S. González-Acevedo

Mi silencio audible ensordece.
Huyen mis palabras del oído.
Escucho el canto que enternece
mi corazón hispano tan temido.

Sólo me enternece a mí.
Solo escucho mi alma.
De mi alma hispana bebí
la compañía que en silencio brama.

Suda mi alma versos latinos
sobre campos de almas blancas
que no entienden el sabor del trino
ni aprecian la belleza hispana.

Grita mi alma en un mundo sordo.
Sordo el mundo ignora mi canto.
Hacia mi Hispanoamérica canta este heraldo…
Sólo ella escucha el encanto.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–



 

Poem | Poema… only you | sólo tú

only you | sólo tú

for president #45

–september 28, 2017–

by Luis S. González-Acevedo

only you can turn POTUS into something else
because hatred, fear and nothingness are your grand estates
with elfish hands
you managed to turn POTUS into pendejo of the united states.

sólo tú puedes tornar a PDLEU en otra cosa
porque tu odio, miedo y cobardía te han consumido
con manos diminutas y palabrería babosa
tornaste a PDLEU en pendejo
de los estados unidos.


only you | sólo tú will appear in a future book of poems (release date | July 2020)–

only you | sólo tú será publicado en un poemario para julio 2020–



 

Poema… México-Tenochtitlan


México-Tenochtitlan

por Luis S. González-Acevedo

Aún la noche impera.
Duerme el sol en lo profundo
de un espejo azul.
Aún sus ojos no contemplan,
frente a frente, su reflejo.
Un reflejo que no miente
y día tras día dicta quién es.

En la oscuridad del campo,
corriendo desnudo, abriéndose paso
entre la flora tropical,
desesperado y angustiado,
se proyecta un hombre de ojos verdes,
dueño de un alma transparente.
Cae su cuerpo empedernido,
su pecho sobre tierra
y su rostro sumergido en un charco tropical.
¿Dónde están tus fuerzas hombre?

~ ~ ~

Gotas de sereno besan tus ojos.
Te traen sueños y paisajes,
y aunque olvidarlos quieras,
tu alma teñida no podrá.
Moctezuma, padre mío…
¿Quién contará tu gloria?

Fuiste dios y rey
del magno Imperio Azteca.
El oro: tuyo, el dominio: tuyo,
en esencia, todo: tuyo.
Nadie te miraba el rostro.

¡Qué cambio hubo en tu semblante!
Cuando al fin tus informantes
impotentes revelaron la noticia
de los dioses que marchando
se acercaban a tu reino:
México-Tenochtitlan.
Sentado sobre el trono Azteca
inclinaste la cabeza sin palabras,
sin llanto y sin lágrimas
lanzaste tu llorar.

Principio de dolores fue aquel llanto silencioso.
No sólo el reino perdiste en un momento;
sino también la dignidad.
Subiste al tope de tu prisión y aposento
con la intención de dominar a un pueblo indomable.
Esperando ver a un rey, contemplaron prisionero
y para aquellos que en un tiempo fuiste dios,
ahora sólo un pobre diablo encadenado.
Quebrantaste el corazón de un pueblo.

Rechazado por su pueblo muere Moctezuma:
dios, rey y prisionero.

Cuauhtémoc, redentor del reino Azteca,
en tu lucha delirante bajo el fuego de armas
y lluvia de flechas,
al ver tu pueblo muerto y estropeado,
te rindes porque ya no existe
tu México-Tenochtitlan.

Cuauhtémoc sufre:
«Ya he hecho todo en mi poder
para defender mi reino,
y pues no ha sido mi fortuna favorable,
quitadme la vida,
y con esto acabareis el reino mexicano.»

No se le reclame a Cuauhtémoc:
«No llores como niño
lo que no supiste defender como hombre.»
Pagó con su vida el precio de la libertad.

~ ~ ~

Despierta el hombre
de ojos verdes tendido sobre tierra.
El Sol contempla su faz mortal en el espejo azul
que ilumina el mundo entero.
Al levantarse,
contempla su alma transparente
teñida de barro rojo, reflejada por el agua
y entiende el sueño: gente blanca, roja y negra
hijos e hijas de Cuauhtémoc,
herederos del paraíso llamado México-Tenochtitlan.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–


 

Poem… Peace

Peace

(translation|modification of Paz)

by Luis S. González-Acevedo

He flung his fist, then his sword;
he fired a rifle, then launched a missile:
Taking precious life,
vile men acquire power.

Eternally, he closes his eyes
and remembers his mother just before death.
He sheds a red-tinted tear:
funereal moment of eternal suffering.

Laughing, the killer looks
at the one who lets his soul fly.
Listening to agonies and supplications,
he drives a dagger through his victim once more.

At night, a mother drowns in her weeping
and remembers her boy who marched off to war.
She begs God for divine protection,
not knowing her son died with the sun.

Lamentable is the human condition,
hate and violence pour from its pores.
In pursuit of profane dominion,
humanity appropriates life.

What a beautiful flower the world would be!
If it didn’t hide a voracious thorn…
If it gave life to the moribund
and peace to the human race…


–You can find the poem in Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo or the original version in Spanish in Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo–