Poema… Dolor

Dolor

por Luis S. González-Acevedo

Estoy adolorido.
No puedo decir por qué.
Dolor del alma blanca
que nunca revelaré.

–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–


Advertisements

Poema… ¿Quién con Amor Atormenta?

¿Quién con Amor Atormenta?

por Luis S. González-Acevedo

¿Quién con amor atormenta?
¿Quién destruye el alma
con una caricia de pasión?
El dolor no confunde;
sino lo que confunde produce dolor.
Angustia, no del cuerpo, del alma.
¿Quién soy que con conciencia pura
entrego un beso y peco?
¿Quién soy que al entregarme hago mal?
Ese yo es un anhelo.
Un deseo de entregarme a la esclavitud
que sólo el amor produce.
Deseo de entregarlo todo,
sin retener un sentimiento
o una caricia…
¿Quién con amor atormenta?
No lo sé.
¿Quién soy? El pecador puro, preso;
dominando la irreprimible emoción,
encarcelando la inatrapable pasión.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–



 

Poema… Ángel y Sirena

Ángel y Sirena

por Luis S. González-Acevedo

Ángel y Sirena de ojos bellos y mirar severo,
figura que enternece mi mirada;
y aunque cada día recuerdo que no debo,
mi alma a tu silueta queda atada.

Cabello oscuro que seduce sin hablar,
piel de perla en cuerpo de sirena;
cualquiera su vida entregaría por besar
a la sirena bella con nombre de reina.

Dulce cintura diminuta que mis manos tienta,
piernas delgadas que hipnotizan en locura;
el sol de mil pasiones con miel calienta
la pasión que en mí ha perdido su cordura.

Tus labios entreabiertos adornan la entrada
de tu alma y cofre de placer;
tus ojos cristalinos me cantan la balada
que revela quién eres y todo lo que puedes ser.

Sirena y Ángel queda quieta en tu solemne trance;
entrégame en los brazos tu figura y peso
y así con tu piel el dulce enlace,
al sentir tus labios con un beso.

Ángel y Sirena queda quieta en tu solemne trance;
entrégame en los brazos tu figura y peso
y así con tu piel el dulce enlace,
al sentir tus labios con un beso.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–



 

Poema… Mi Vida Sonríe por Tus Gestos

Mi Vida Sonríe por Tus Gestos

por Luis S. González-Acevedo

Mi vida no llora en luto
pues tu cuerpo la sanará con alegría
y al llanto tornará en mudo
cuando por ti mi vida sonría.

Hazme reír con tus gestos de sonrisa
coqueta, seduciendo mi alma triste
y alegrándola como la brisa
alegra el desierto donde el calor persiste.

Dale vida a mi alma muerta
y torna mis labios en sonrisa.
Calma como fresca brisa
la vida que en felicidad acierta.


Observen y estudien los gestos de Ximena Sariñana: perfectos…


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–



 

Poema… El Beso que Nunca Entregó

El Beso que Nunca Entregó

por Luis S. González-Acevedo

¿Cuántas veces la vio pasar? No lo sé.
Quería llamarla. Su valentía cedió.
Por tal razón, siempre recordaré:
el beso que nunca entregó.

Entre tantas, se convirtió en princesa,
en fantasma, en su ideal se transformó.
Es por eso que recuerdo al no alcanzarla:
el beso que nunca entregó.

Caminaba y creía que como luna suave
pasaba desapercibida.
Desconocía que existe un Sol
y la luz que proyectaba
fue él quien se la dio.
Mas él ocultaba su faz resignada,
sufría en el alma:
el beso que nunca entregó.

De sus días, este fue el más doloroso…
El verte, no sola, con acompañante,
de manos, coqueta, con tu nuevo esposo
de talla perfecta y rostro elegante.

¡Qué día funesto sufrió el resignado!
Derrumbaste el altar en el cual te adoraba;
al verte pasar con otro a tu lado,
sintió mil espadas que lo perforaban.

A la cima de un monte subió.
Descansó un rato y comenzó a pensar:
anticipando el futuro por su presente y pasado,
su amor le dictó que quería descansar.

Extendiendo sus alas el pobre mortal…
Descendiendo y flotando, aquél quien te amó…
Se lanzó al abismo sin saber volar
por un beso que nunca entregó.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–