Poema… Sereno

Sereno

por Luis S. González-Acevedo

Tus afectos hijos son de la noche
cuyo padre fallece en ocaso;
errantes sin haber quién reproche
su conducta en serenal espacio.

Cubre la faz de su alcance nocturno
como perro sabueso cazando el terreno;
esperando una flor que caiga en el trance sereno,
producto vital del nocturno veneno.

Por el día las aguas el sol evapora,
permitiéndole entrada al ambiente celeste;
es el manto nocturno quien las reincorpora
en rocío tardío, en sereno naciente.

Las tinieblas albergan la acuosa sustancia
que en el alba envuelve en porción al planeta;
para huertos, sembrados y flora ganancia;
de la noche señal de su muerte funesta.

El morir de la noche es el nacer del día,
siendo el alba partícipe del astral encuentro;
espera el ocaso con gran rebeldía
deseando tornar el rocío en sereno.

Deleitoso sereno que aguardas
con tu manto deseando amparar
a una fémina que esté abandonada,
que te ame y se deje amar.

El sol se hunde en las aguas,
la luna brota del mar,
y el sereno se abre las puertas
de alcobas de rosas que quieran amar.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–


 


 

Advertisements

Poema… Amor Vino Divino

Amor Vino Divino

por Luis S. González-Acevedo

Como el sol, lo más hermoso,
la más luminosa estrella,
de doncellas la más bella,
cuyo amor me brinda gozo.
Siendo muy cariñoso
busco en ella lo divino,
de su amor encuentro el vino,
dulce y fuerte como el fuego;
embriagarme es lo que anhelo
con su amor, vino divino.

Ese amor se realizó,
fortaleza para siempre;
es más fuerte que el del vientre
que su vida originó.
El destino nos unió,
si es que existe el destino
o si fue un ser divino,
gracias por la bendición
de dos templos la mansión
del amor, eterno vino.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–


 


 

Poema… Seducción

Seducción

por Luis S. González-Acevedo

Déjame afirmar tu cuerpo a la pared
para que tus senos froten el ladrillo ardiente.
Sostendré el cabello tuyo en mano sin temer
al desbotonar y abrir tu blusa con sensualidad candente.

Sentirás caer tu blusa y contra el torso deslizarse.
Sentirás el brassière abrir y brindar tus senos a mis manos.
Desvestiré tu cuerpo y para estremecerte
comeré tu espalda y probaré tu cuello con mis labios.

Correrán mis manos por tu cuerpo, tus piernas…
Besará mi boca tu cintura y al morder
hará mi ensueño de tu cuerpo fiestas
y al recibir mi encanto erecto estallará el placer.

Participa en mis encantos de seducción:
dimensión erótica de realidad latente.
Recibe el azote de mi sensual pasión
y disfruta el deleite de mi sensualidad candente.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–


 


 

Poema… Amistad

Amistad

por Luis S. González-Acevedo

¡Hermosa es la amistad!
Como un fuego abrasador
y con toda claridad
permanece en el amor.

Llena de sinceridad,
sentimiento de fervor.
Vuestra esperanza en alto alzad
que sempiterno es el amor.

Señor, nuestra esperanza,
danos amor de eternidad.
Hiérenos con la lanza:
lanza de amor y de amistad.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–



 

Poema… Permíteme Amarte Cielo

Permíteme Amarte Cielo

por Luis S. González-Acevedo

Permíteme amarte cielo bajo la sombra de luna.
Eclipsa mi angustiada alma e ilumina mi mundo
con el sosiego predecible y tierno que en ti abunda;
torna mi existencia nula en triunfo.

Permíteme amarte cielo bajo la sombra de luna.
Torna mi existencia nula en triunfo
con el sosiego predecible y tierno que en ti abunda;
eclipsa mi angustiada alma e ilumina mi mundo.

Deja que la lluvia de tu estrella
humedezca mis deshidratados labios.
Lluvia en sombras de sereno que su amor sella
con gotas de tu boca y de tus besos.

Sumérgeme en tu verde mar de vida.
Ahógame en la pasión de tu acuoso mármol
y en sus costas sedúceme con una ola enfurecida
al bañar mi cuerpo con sus besos y corona de arrebol.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–