Poema… Pasión

Pasión

por Luis S. González-Acevedo

Entre la fantasía de palabras
y el éxtasis sin razón,
sólo tú permaneces
en las moradas de mi corazón.

El amor que tú me brindas
al corazón es emoción;
al amor que correspondo
es sin igual comparación.

Tú, mi amada tan querida,
yo jamás podré olvidar;
mientras más dure mi vida,
más y más te quiero amar.

Bendita amada mía
que mi adolescencia acompañó;
Ella: la luz de alegría
que mis penas mitigó.

De tus manos mil caricias
y mil besos recibí,
de tus brazos mil delicias
y tu eterno amor sentí.

Tus miradas mil ternuras,
tus labios fuentes de amor
y tu pasión bajo su esfera
me vistió con su esplendor.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–



 

Advertisements

Poema… Esperanza Rota

Esperanza Rota

por Luis S. González-Acevedo

Esperanza rota
vuela en frenesí
cada día te alejas
menos cerca estás de mí.

Eres sentimiento
eres mi sentir
aunque te lleve el viento
y me ahogue en su sufrir.

¿Dónde está tu cara?
Siento el deseo de acariciar
tus mejillas tiernas
y tus labios besar.

Al besar tu rostro
mis fantasías devoran
el recorrer tu cuello
mis manos añoran.

Aunque no te tuve
mis ideas te amaron
aunque no te tengo
ellas te besaron.

Mis memorias sujetaron
tu cabello eróticamente en mano
tus entrañas sobre mi temblaron
y en mis sueños siempre he sido el que te ha amado.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–



 

Poema… Nieve y Flores

Nieve y Flores

por Luis S. González-Acevedo

El invierno tiende su manto de lana,
cubriendo jardines, cielos y flores;
al viento derrama sus corrientes heladas,
ahogando las flores, llorando las pobres.

Los copos de nieve cayeron,
cubriendo cada pétalo en flor;
en lágrimas se convirtieron,
deslizándose expresaban dolor.

Los copos se tornaron en gotas;
éstas pintaron toda flor;
el viento tornó en copos las gotas,
congelando las flores por falta de calor.

Despidiéndose el invierno regresó la primavera,
derritiendo el hielo que enmarcaba cada flor.
Las flores liberadas no lloraban
la partida de la nieve al ver el sol.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–


 



 

Poema… Amor de Rosa y Clavel

Amor de Rosa y Clavel

por Luis S. González-Acevedo

Hace siglos, en lugar muy apartado,
rodeado por murallas de jazmín,
paraíso diestramente cultivado,
se extendía con toda pompa un bellísimo jardín.

Doblándose el jardinero sembró
la semilla de una rosa y un clavel;
con paciencia cada día las cultivó,
protegiendo su belleza, esencia de su ser.

Un día, el clavel miró a la rosa,
de igual forma, la rosa al clavel;
ésta para aquél: la más hermosa,
éste para aquélla: hermoso ser.

No tardaron en jurarse amor eterno;
fue la Luna testigo de su pacto;
de aquel momento en adelante sempiterno,
fue el amor condición de su contrato.

Mas un día un tulipán la rosa vio
y de inmediato le entregó su corazón;
al clavel en el olvido archivó
por pasiones pasajeras, sin razón.

El clavel fue enterado del asunto;
fue herido por la rosa con punzón;
quedó inerte, perforado y moribundo
con la espina de la rosa en corazón.

El Sol lanzó sus rayos asistiéndole en su muerte,
cada pétalo en flor deshidrató;
este, del clavel, destino y suerte:
bañándole, llorando marchitó.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–




 

Poema… Tormento

Tormento

por Luis S. González-Acevedo

Tormento en un mundo fantasioso
sufrió un dios de su amada el desprecio.
Tras las nubes se esconde este necio
alanzando con llantos mortuorios.

De sus ojos recios
como águilas dos lágrimas caen.
Su amada espera, placeres le traen
del amante escondido en los cielos.

Sobre el rostro cae una a su izquierda,
la segunda a su lado derecho.
Deslizándose ambas al pecho,
tensas como del arpa una cuerda,
heladas y despertando sus senos,
le inyecta vida el veneno
que temblando su piel mortal roza.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–