Poema… español

español

–3 de enero de 2019–
ciudad méxico, méxico

por Luis S. González-Acevedo

nacimiento…
desciendes del latín moribundo
tus hermanos son el francés y el portugués, entre otros
con vigor y entusiasmo corres el mundo
descripción…
eres un arco iris de formas y acentos
sabroso al oído es tu tenor
cuando por labios soplan tus vientos
naturaleza…
de tus variantes ninguna es la mejor
cada una hermosa al sonar
por lo que ninguna es peor
como los inteligentes suelen pensar
propósito…
los acentos nacionales son las banderas
que a nuestra cultura dan vitalidad
hipnotizan con voces delicadas
y serán el fundamento de nuestra unidad.

español será publicado en un libro de poemas e historias en julio 2020–


Advertisements

Poema (12 de 12)… Posdata Sobre el Rojo Gótico

GothRedHair
Copyright | Veronika Galkina @ 123rf.com

Posdata Sobre el Rojo Gótico

(traducción|modificación de Postscript On Gothic Red)

por Luis S. González-Acevedo

Rojo gótico vestido de princesa mohicana
con ojos nacidos en el alba: gris-azules.
Viste tu traje nativo y guantes carmesí
para velar tu delicada piel pálida-blanca
y las constelaciones de pecas nacidas al este de Berlín.
Tiñe mis labios con borgoña
mientras devoro tu boca con furia
y con celo magiar urálico
mi corazón y alma excita y sana.

~ ~ ~

Y tales fueron los sueños del profesor:
ilusiones y fantasías de la mente
–lo suficientemente poderosas para crear un mundo
basado en Jill la Gótica.
Los rayos del sol matutino
rasgando por la ventana de su alcoba
alanzan sus ojos durmientes,
despertando al artista de fantasías.
El Filósofo abre sus ojos
y nota las manchas
en sus almohadas y sábanas: hollín y brea.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o el original en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–


 

Poema (4 de 12)… Seducción de Jill la Gótica

GothCrawl
Copyright | Olga Sapegina @ 123rf.com

Seducción de Jill la Gótica

(traducción|modificación de Gothic Jill’s Seduction)

por Luis S. González-Acevedo

Detente y siente el roce helado de mis manos en el viento,
tus labios palpitantes e inflamados con fuego torturados.
Sangre invadirá tu piel pálida; tu saliva espesará mientras
sufres el calor de mis manos en el viento fresco de la noche.
Mis manos moldearán tu cuerpo en la noche helada.
¡Rinde tus labios teñidos con hollín!
¡Arquea tu espalda para mí!
Mis brisas te hacen temblar –lo sé
y sobre almohadas acariciantes
alimentarán las llamaradas de tus labios.
La apacible calma helada te adormecerá
cautiva en mis huracanados vientos,
congelada por el movimiento de besos durmientes.
¿Y yo?
Embelesado por la seducción de tu boca.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o el original en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–


 

Poema… Princesa

 


Princesa

por Luis S. González-Acevedo

Princesa con cuerpo de porcelana y ojos de cristal
acepta el poema de este poeta y noble
que con sus rimas intenta enamorar
a una princesita de sonrisa clara y con pasión enorme.

Desde la corte del rey te observo en tu palacio
de lejos en la torre que atrae mi mirar
y a la distancia tu figura corrige mi agravio
pues imposible que observarte y desearte sea pecar.

Aunque pocos son los días que te contemplo
tu mirada penetra mi mirar
reflejado en tus ojos veo mi mundo
sostenme con tus labios, que por tus ojos quiero entrar.

De lejos, espero que algún día me mires
como yo a ti cuando en tu palacio estabas
y recuerdes en soledad alguna vez
que en tus brazos me tenías y mis labios besabas.

Regálame de tus labios el dulce roce
y la humedad que de tu boca emana
bríndame el olor de tus besos dulces
revélame algún día tu figura en la ventana.

Por mis ojos de esmeralda penetraste
por mi mente te paseas noche y día
anoche te atrapé y al besarme me entregaste
el labio que en tu boca mordía.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis. S. González-Acevedo–


 

Poema… Déjame Seducir Tus Labios


Déjame Seducir Tus Labios

por Luis S. González-Acevedo

Detente y siente el roce helado
de mis manos en el viento.
Palpitan tus labios con fuego hinchados
al dejarme seducir tus labios que con manos tiento.

Siente la sangre invadir tu carne
labial y en tu saliva el espesor naciendo.
Siente mis manos como viento en tarde
al dejarme seducir tus labios que con manos tiento.

Caen mis manos sobre tu cuerpo como noche helada.
Se eleva tu cuerpo como ave en recio viento.
Mis brisas te estremecen sobre tu almohada
al dejarme seducir tus labios que con manos tiento.

La apacible calma helada te adormece.
Caen los sueños de mis huracanados vientos
y te adormecen para que te bese
al dejarme seducir tus labios que con manos tiento.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis. S. González-Acevedo–