Poema… Ángel y Sirena

Ángel y Sirena

por Luis S. González-Acevedo

Ángel y Sirena de ojos bellos y mirar severo,
figura que enternece mi mirada;
y aunque cada día recuerdo que no debo,
mi alma a tu silueta queda atada.

Cabello oscuro que seduce sin hablar,
piel de perla en cuerpo de sirena;
cualquiera su vida entregaría por besar
a la sirena bella con nombre de reina.

Dulce cintura diminuta que mis manos tienta,
piernas delgadas que hipnotizan en locura;
el sol de mil pasiones con miel calienta
la pasión que en mí ha perdido su cordura.

Tus labios entreabiertos adornan la entrada
de tu alma y cofre de placer;
tus ojos cristalinos me cantan la balada
que revela quién eres y todo lo que puedes ser.

Sirena y Ángel queda quieta en tu solemne trance;
entrégame en los brazos tu figura y peso
y así con tu piel el dulce enlace,
al sentir tus labios con un beso.

Ángel y Sirena queda quieta en tu solemne trance;
entrégame en los brazos tu figura y peso
y así con tu piel el dulce enlace,
al sentir tus labios con un beso.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–



 

Advertisements

Poema… Poséeme Cuerpo Mío

Poséeme Cuerpo Mío

por Luis S. González-Acevedo

Poséeme cuerpo mío.
Deseo ser poseído.
Como el cauce abraza al río,
en tu cauce estoy vertido.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–



 

Poema… Sereno

Sereno

por Luis S. González-Acevedo

Tus afectos hijos son de la noche
cuyo padre fallece en ocaso;
errantes sin haber quién reproche
su conducta en serenal espacio.

Cubre la faz de su alcance nocturno
como perro sabueso cazando el terreno;
esperando una flor que caiga en el trance sereno,
producto vital del nocturno veneno.

Por el día las aguas el sol evapora,
permitiéndole entrada al ambiente celeste;
es el manto nocturno quien las reincorpora
en rocío tardío, en sereno naciente.

Las tinieblas albergan la acuosa sustancia
que en el alba envuelve en porción al planeta;
para huertos, sembrados y flora ganancia;
de la noche señal de su muerte funesta.

El morir de la noche es el nacer del día,
siendo el alba partícipe del astral encuentro;
espera el ocaso con gran rebeldía
deseando tornar el rocío en sereno.

Deleitoso sereno que aguardas
con tu manto deseando amparar
a una fémina que esté abandonada,
que te ame y se deje amar.

El sol se hunde en las aguas,
la luna brota del mar,
y el sereno se abre las puertas
de alcobas de rosas que quieran amar.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–


 


 

Poema… Seducción

Seducción

por Luis S. González-Acevedo

Déjame afirmar tu cuerpo a la pared
para que tus senos froten el ladrillo ardiente.
Sostendré el cabello tuyo en mano sin temer
al desbotonar y abrir tu blusa con sensualidad candente.

Sentirás caer tu blusa y contra el torso deslizarse.
Sentirás el brassière abrir y brindar tus senos a mis manos.
Desvestiré tu cuerpo y para estremecerte
comeré tu espalda y probaré tu cuello con mis labios.

Correrán mis manos por tu cuerpo, tus piernas…
Besará mi boca tu cintura y al morder
hará mi ensueño de tu cuerpo fiestas
y al recibir mi encanto erecto estallará el placer.

Participa en mis encantos de seducción:
dimensión erótica de realidad latente.
Recibe el azote de mi sensual pasión
y disfruta el deleite de mi sensualidad candente.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–


 


 

Poema… Caricias

Caricias

por Luis S. González-Acevedo

Flota la mano
y disfruta el contorno
de un cuerpo empapado
por lluvia aceitosa.

Errante la carne
se adhiere a los dedos.
Su magia excita
impulsando el deseo.

El acelerado vaivén
de la mano estimula.
Doblándose aún más
la espalda arqueada.

Produce gemidos
y espera la entrada
de tal varonil mano
en melena enlazada.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–