Poema (12 de 12)… Posdata Sobre el Rojo Gótico

GothRedHair
Copyright | Veronika Galkina @ 123rf.com

Posdata Sobre el Rojo Gótico

(traducción|modificación de Postscript On Gothic Red)

por Luis S. González-Acevedo

Rojo gótico vestido de princesa mohicana
con ojos nacidos en el alba: gris-azules.
Viste tu traje nativo y guantes carmesí
para velar tu delicada piel pálida-blanca
y las constelaciones de pecas nacidas al este de Berlín.
Tiñe mis labios con borgoña
mientras devoro tu boca con furia
y con celo magiar urálico
mi corazón y alma excita y sana.

~ ~ ~

Y tales fueron los sueños del profesor:
ilusiones y fantasías de la mente
–lo suficientemente poderosas para crear un mundo
basado en Jill la Gótica.
Los rayos del sol matutino
rasgando por la ventana de su alcoba
alanzan sus ojos durmientes,
despertando al artista de fantasías.
El Filósofo abre sus ojos
y nota las manchas
en sus almohadas y sábanas: hollín y brea.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o el original en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–


 

Poema (1 de 12)… Génesis de Jill la Gótica

GothRubble
Copyright | chaoss @ 123rf.com

Génesis de Jill la Gótica

(traducción|modificación de Gothic Jill’s Genesis)

por Luis S. González-Acevedo

Jack y Jill
subieron la colina
en busca de un cubo de agua.
Jack cayó
y se rompió la coronilla
y Jill cayó después.

Esta fue la rima infantil
en la mente del profesor universitario.
Jill, aunque fue azotada,
no fue interrogada por todo lo sucedido.
Al pasar las clases
con el tiempo, Jill desechó
sus atuendos de chica buena.

Ficción basada en la lujuria de un profesor joven
los senos bronceados de Jill se convirtieron en un pálido y gótico busto.
Jill la Gótica trasciende lo filosófico
y para los estudiantes del profesor,
Jill se convirtió en materia de estudio.
Para muchos, con el tiempo, en una amiguita sexual imaginaria
como establecido en la crónica del profesor.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis. S. González-Acevedo o el original en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–