Poema… ¿Quién con Amor Atormenta?

¿Quién con Amor Atormenta?

por Luis S. González-Acevedo

¿Quién con amor atormenta?
¿Quién destruye el alma
con una caricia de pasión?
El dolor no confunde;
sino lo que confunde produce dolor.
Angustia, no del cuerpo, del alma.
¿Quién soy que con conciencia pura
entrego un beso y peco?
¿Quién soy que al entregarme hago mal?
Ese yo es un anhelo.
Un deseo de entregarme a la esclavitud
que sólo el amor produce.
Deseo de entregarlo todo,
sin retener un sentimiento
o una caricia…
¿Quién con amor atormenta?
No lo sé.
¿Quién soy? El pecador puro, preso;
dominando la irreprimible emoción,
encarcelando la inatrapable pasión.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–



 

Poema… Potencia

Potencia

por Luis S. González-Acevedo

Amor, gigante fuerte
golpe torrente de ríos
comparado con la muerte
si hay sentimientos fríos.

El amor, él te destruye.
¡Explosivo! ¡Dinamita!
Te hiere la cara y huye
y de lejos: burla y grita.

El amor siempre es vencido
y lo entierran como muerto:
¡Vive! ¡Sí! Gran latido…
¡Permanece sentimiento!


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–



 

Poema… Ángel y Sirena

Ángel y Sirena

por Luis S. González-Acevedo

Ángel y Sirena de ojos bellos y mirar severo,
figura que enternece mi mirada;
y aunque cada día recuerdo que no debo,
mi alma a tu silueta queda atada.

Cabello oscuro que seduce sin hablar,
piel de perla en cuerpo de sirena;
cualquiera su vida entregaría por besar
a la sirena bella con nombre de reina.

Dulce cintura diminuta que mis manos tienta,
piernas delgadas que hipnotizan en locura;
el sol de mil pasiones con miel calienta
la pasión que en mí ha perdido su cordura.

Tus labios entreabiertos adornan la entrada
de tu alma y cofre de placer;
tus ojos cristalinos me cantan la balada
que revela quién eres y todo lo que puedes ser.

Sirena y Ángel queda quieta en tu solemne trance;
entrégame en los brazos tu figura y peso
y así con tu piel el dulce enlace,
al sentir tus labios con un beso.

Ángel y Sirena queda quieta en tu solemne trance;
entrégame en los brazos tu figura y peso
y así con tu piel el dulce enlace,
al sentir tus labios con un beso.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–



 

Poema… Mi Vida Sonríe por Tus Gestos

Mi Vida Sonríe por Tus Gestos

por Luis S. González-Acevedo

Mi vida no llora en luto
pues tu cuerpo la sanará con alegría
y al llanto tornará en mudo
cuando por ti mi vida sonría.

Hazme reír con tus gestos de sonrisa
coqueta, seduciendo mi alma triste
y alegrándola como la brisa
alegra el desierto donde el calor persiste.

Dale vida a mi alma muerta
y torna mis labios en sonrisa.
Calma como fresca brisa
la vida que en felicidad acierta.


Observen y estudien los gestos de Ximena Sariñana: perfectos…


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–



 

Poema… Nieve y Flores

Nieve y Flores

por Luis S. González-Acevedo

El invierno tiende su manto de lana,
cubriendo jardines, cielos y flores;
al viento derrama sus corrientes heladas,
ahogando las flores, llorando las pobres.

Los copos de nieve cayeron,
cubriendo cada pétalo en flor;
en lágrimas se convirtieron,
deslizándose expresaban dolor.

Los copos se tornaron en gotas;
éstas pintaron toda flor;
el viento tornó en copos las gotas,
congelando las flores por falta de calor.

Despidiéndose el invierno regresó la primavera,
derritiendo el hielo que enmarcaba cada flor.
Las flores liberadas no lloraban
la partida de la nieve al ver el sol.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–