Poema… ¿qué me inspira?

¿qué me inspira?

–21 de diciembre de 2018–
springfield, ohio, usa

por Luis S. González-Acevedo

los montes isleños ante mi existencia diminuta
de las palmas su sensual meneo
y la noche atlántica ahogando mi arrogancia
el viento caribeño silbando sus secretos entre hojas de guineo
y la nostalgia de su olor vital a la distancia
el sol abrasándome la piel sobre la arena
mientras las olas me sazonan con espuma y sal
el pastelillo de guayaba provocando de saliva un mar
el canto del pitirre despertándome cuando aún la luna coquetea con el cañaveral
y juntos despiden la noche con un cafecito en mi cafetal

¿qué me inspira? será publicado en un libro de poemas e historias en julio 2020–


Advertisements

Poema (5 de 12)… Mordisco de Jill la Gótica

GothBlackWhite
Copyright | dimafoto @ 123rf.com

Mordisco de Jill la Gótica

(traducción|modificación de Gothic Jill’s Bite)

por Luis S. González-Acevedo

Posa tu gateo gatuno.
Desplaza tu cuerpo en dirección contraria
y mirando hacia atrás cautívame
con tu vaivén gótico.

Incita tu sobremordida:
perforando el labio inferior
y derramando sangre en rito sagrado
tiñe el gotear excitante de tu lengua.

Sufre sendas de gotitas rojas
bajando raudas por tus senos color sal
mientras muerdo tu piel y tiño puestas de sol
con mi lengua –y te sonrojas.

Acurrucado en el ímpetu de tus dones,
sucumbo a la desesperación de tu vaivén.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o el original en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–


 

Poema: ¿qué me inspira?

This slideshow requires JavaScript.


 

¿qué me inspira?

por luis s. gonzález-acevedo

–21 de diciembre de 2018–
springfield, ohio, usa


los montes isleños ante mi existencia diminuta
de las palmas su sensual meneo
y la noche atlántica ahogando mi arrogancia

el viento caribeño silbando sus secretos entre hojas de guineo
y la nostalgia de su olor vital a la distancia

el sol abrasándome la piel sobre la arena
mientras las olas me sazonan con espuma y sal
el pastelillo de guayaba provocando de saliva un mar

el canto del pitirre despertándome cuando aún la luna coquetea con el cañaveral
y juntos despiden la noche con un cafecito en mi cafetal