Poema… Al Besar Tu Boca

Al Besar Tu Boca

por Luis S. González-Acevedo

Sobre arenas caribeñas tiendo tu cuerpo helado
para que castigue el sol tu piel desnuda.
Sobre tu alma tiendo mi excitado cuerpo
y siento tu pecho agitarse al besar tu boca.

Nos envuelve en su calor el oleaje seductor
corriendo entre tus senos al volverte loca
con intensa sangre que calienta tu erótico temblor
y siento tu pecho agitarse al besar tu boca.

Mi espalda sobre arenas cálidas tendida…
El furor oceánico de tus pechos que sobre el mío flota…
El placer de tu cintura sobre la mía extendida…
Tu pecho se agita al besar mi boca.

¿Aceleras el vaivén de tu oleaje?
¿Intensificas el contacto que con mi piel frota?
Te entregas a tu cuerpo en erótico homenaje
y celebras tu agitado pecho al besar mi boca.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–



 

Advertisements

Poema… Piel de Sangre

Piel de Sangre

por Luis S. González-Acevedo

Dueño del Caribe, ¿Dónde están tus sueños?
Indiecito caribeño, ¿Qué heredas de tu padre?
Color de piel teñida sobre el pecho
que un Siglo de Oro eterno torna en sangre.

Niño Taíno, ¿Dónde está tu madre?
Busco en vano al varón que llamas padre.
Responde el niño: «Ambos llegarán muy tarde,
cuando el rojo indio de sus manos torne en sangre.»

Eras niño, ahora hombre –me confundes.
Caen de tus mejillas lágrimas y sudor.
¿Sudas al llorar como los fuertes
o lloras al sudar, beneficiando al vil traidor?

¡Indio, quiebra las cadenas y sé libre!
Te invito a una tierra que es siempre tuya,
cuyas nubes lamen de tu cuerpo sangre,
paraíso del cacique Hayuya.

Tierra que enjuga toda lágrima existente
y las encauza en un riachuelo de cristal;
las besa con sus rayos, las transporta el rey celeste
a un lugar, que no es lugar, para lágrimas mortal.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–


 


 

Poema (11 de 12)… Réquiem para un Sueño Gótico

GothTombstone
Copyright | Serghei Starus @ 123rf.com

Réquiem para un Sueño Gótico

(traducción|modificación de Requiem for a Gothic Dream)

por Luis S. González-Acevedo

En los confines
de mi mente te desplazaste
y marcaste signos góticos
sangrándome, sepultándome en tu tumba.

Dejaste un réquiem para un sueño:
mis manos a tientas en la niebla
de un esquema fantasmal pálido
cuyo beso no me atreví resistir.

Ficciones desconcertantes de mi mente:
inexistente idea de horribles temores
que detrás de una enlutada realidad
te oculta al desvanecer tu imagen medieval.

Réquiem para un sueño de lujuria alucinante
es un réquiem para un sueño que torna mi amor en polvo.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o el original en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–


 

Poema (5 de 12)… Mordisco de Jill la Gótica

GothBlackWhite
Copyright | dimafoto @ 123rf.com

Mordisco de Jill la Gótica

(traducción|modificación de Gothic Jill’s Bite)

por Luis S. González-Acevedo

Posa tu gateo gatuno.
Desplaza tu cuerpo en dirección contraria
y mirando hacia atrás cautívame
con tu vaivén gótico.

Incita tu sobremordida:
perforando el labio inferior
y derramando sangre en rito sagrado
tiñe el gotear excitante de tu lengua.

Sufre sendas de gotitas rojas
bajando raudas por tus senos color sal
mientras muerdo tu piel y tiño puestas de sol
con mi lengua –y te sonrojas.

Acurrucado en el ímpetu de tus dones,
sucumbo a la desesperación de tu vaivén.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o el original en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–


 

Poema (4 de 12)… Seducción de Jill la Gótica

GothCrawl
Copyright | Olga Sapegina @ 123rf.com

Seducción de Jill la Gótica

(traducción|modificación de Gothic Jill’s Seduction)

por Luis S. González-Acevedo

Detente y siente el roce helado de mis manos en el viento,
tus labios palpitantes e inflamados con fuego torturados.
Sangre invadirá tu piel pálida; tu saliva espesará mientras
sufres el calor de mis manos en el viento fresco de la noche.
Mis manos moldearán tu cuerpo en la noche helada.
¡Rinde tus labios teñidos con hollín!
¡Arquea tu espalda para mí!
Mis brisas te hacen temblar –lo sé
y sobre almohadas acariciantes
alimentarán las llamaradas de tus labios.
La apacible calma helada te adormecerá
cautiva en mis huracanados vientos,
congelada por el movimiento de besos durmientes.
¿Y yo?
Embelesado por la seducción de tu boca.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o el original en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–