Poema… Destino del Poeta

Destino del Poeta

por Luis S. González-Acevedo

¿Quién impondrá silencio a los labios de un poeta?
¿Quién podrá sin arma presta en manos ir a la guerra?
Las palabras de un poeta: beneficial saeta.
Un arma de vil guerra en manos: al planeta aterra.

Son mis rimas el rocío que riega el huerto humano y frío.
Son lágrimas del Sol. Impotente, el día quiebra en llanto
mientras la lúgubre noche humana en su obvio desafío
cubre sus oídos con viento recio ahogando el canto.

El poeta muere pronunciando sus palabras eternas.
El tiempo vil le obliga a sufrir una muerte austera.
Es un encanto que perdura mil noches serenas.
Como Lázaro, espera una voz que proclame: «¡Ven fuera!»


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–



 

Poema… Silencio

Silencio

por Luis S. González-Acevedo

Mi silencio audible ensordece.
Huyen mis palabras del oído.
Escucho el canto que enternece
mi corazón hispano tan temido.

Sólo me enternece a mí.
Solo escucho mi alma.
De mi alma hispana bebí
la compañía que en silencio brama.

Suda mi alma versos latinos
sobre campos de almas blancas
que no entienden el sabor del trino
ni aprecian la belleza hispana.

Grita mi alma en un mundo sordo.
Sordo el mundo ignora mi canto.
Hacia mi Hispanoamérica canta este heraldo…
Sólo ella escucha el encanto.


–Puede encontrarlo en el poemario Poemas Caribeños, por Luis S. González-Acevedo o la traducción | modificación en inglés en Caribbean Poet, by Luis S. González-Acevedo–